Columna de Opinión
Autor: Diario Sostenible , 26 de noviembre de 2020

¿Existe alguna relación entre la sostenibilidad y los movimientos sociales?

Compartir

El médico veterinario René Urzúa de Biofiltra analiza la compleja relación que hay entre las brechas sociales existentes y el deseo de una sociedad de transformarse en sostenible. ¿Es posible alcanzar ese objetivo sin superar la pobreza, por ejemplo? Aquí la respuesta.

En una mirada rápida pareciera que nada tuviesen que ver; sin embargo, transitamos en estos tiempos una delgada línea que nos lleva a reflexionar con algo más de profundidad en este tema.

Las ONGs influencian la toma de decisiones de empresas y Estados para proteger el medio ambiente y llevan varias décadas dedicando su esfuerzo en denunciar, exigir, difundir y demostrar que el modelo de desarrollo que tenemos está acabando con el planeta, con la degradación de los ecosistemas y la afectación de la biodiversidad. 

En ese sentido, han cumplido una importante y efectiva labor; sin duda que bastante más que los partidos políticos y los gobiernos, que no han tomado este desafío y que en general, no cuentan con una visión sólida en términos medioambientales.

Algunos sectores ecologistas, ponen el foco central en la degradación del planeta, colocando al ser humano en el rol de “culpable” del deterioro planetario. Esta mirada, que algunos definen como bio-centrismo, le cuesta más unir adecuadamente las dos crisis, ambiental y social; dejando los temas de pobreza o desigualdad fuera de la primera línea de su visión y de su discurso; reconocen una relación, pero muy secundaria. 

Por otra parte, existe otra mirada ambiental, bastante minoritaria, que pone en el centro de su visión al ser humano y su entorno; se denomina “antropo-centrismo”. El entorno engloba la relación del ser humano y los hogares con el medio circundante.

Las comunidades vulnerables tienen otras prioridades antes que las ecológicas, la subsistencia es la prioridad, pero además esta distancia tiene que ver con los contenidos ambientales, que mucha gente no logra comprender, básicamente por barreras comunicacionales y lenguajes muy técnicos.

Por otra parte, las ONGs o Fundaciones de este tipo que tienen capacidad de influenciar al poder, en su mayoría son dirigidas por profesionales que en esencia están distanciados de las vivencias de los sectores más vulnerables. Estas organizaciones no están ajenas a las estructuras de poder en la sociedad y así como los partidos políticos se alejaron de la población y de las comunidades, también les puede suceder a las ONGs, si están focalizados sólo en el planeta.

Con esta separación conceptual (pobreza y medio ambiente), pareciera que ya no bastaría exigir que una sociedad o empresa sea sostenible; sino incluimos la superación de la pobreza y la igualdad de oportunidades de las personas. No es sólo la degradación del planeta lo que nos tiene en estas crisis globales, también existe una fuerte demanda y pulsión social, y no es casual que estas crisis se den juntas, al menos la ambiental y social, que son producto de sus orígenes compartidos

En el libro “La tragedia ambiental de América Latina y el Caribe” que fue publicado para 38° sesiones de la CEPAL este año, su autor afirma que “también es verdad que el concepto de sostenibilidad, e incluso el de desarrollo sostenible, ha sido manipulado para asegurar la permanencia en el tiempo de cualquier negocio o empresa y para que los Gobiernos acepten el concepto de desarrollo sostenible”.

¿Puede un país o sociedad o empresa ser sostenible si tiene una parte de la población en pobreza?

Por supuesto que no del todo y eso obedece a realidades, necesidades y prioridades muy diferentes que hacen extremadamente difícil llevar a cabo acciones consistentes y transversales.

Al menos ya han surgido un tipo de empresas, las llamadas B, que marcan una diferencia en este sentido; ellas no requieren autodenominarse sostenible, lo son por definición, por el sentido que tiene su modelo de negocio con el medio ambiente y el compromiso con las personas o las comunidades. 

Tan importante como lo ambiental en una sociedad lo es el trato justo, la igualdad de oportunidades, condiciones de trabajo, educación y salud adecuadas.

No es suficiente exigir una sociedad, país o continente sostenible y unificar acciones consistentes, sino se considera la superación de las diversas brechas y necesidades de los diferentes grupos sociales, que hacen que las prioridades de uno sean totalmente invisibles e intrascendentes para otro. 

Autor:

René Urzúa de Biofiltra 

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
TE PUEDE INTERESAR
Investigación UFRO revela impacto de la injusticia ambiental en cinco ciudades del sur
29 de noviembre de 2021

“Calidad del aire, vulnerabilidad social y percepción de riesgo en ciudades intermedias del sur de Chile: un análisis desde la justicia ambiental”, es el nombre del proyecto liderado por el Dr. Álex Boso, académico del Departamento de Ciencias Sociales.

Henkel en Chile lanza convocatoria global para buscar innovación que permita reciclar cartuchos de silicona
28 de noviembre de 2021

El ganador recibirá 20.000 euros y su proyecto piloto tendrá la posibilidad de ser implementado en Chile, con el fin de escalarlo al mercado internacional.

Novedosas bombillas compostables se toman las tardes de terraza
27 de noviembre de 2021

Además de ser resistentes y reutilizables, se biodegradan en 180 días en lugar de los 500 años que demora una elaborada de plástico.

Cataliza 2021: La inversión de impacto como estrategia para alcanzar el desarrollo sostenible de Chile
26 de noviembre de 2021

Diversos actores del ecosistema de la inversión de impacto nacional se dieron cita en el segundo encuentro nacional de inversión de impacto para abordar la hoja de ruta de trabajo al 2022. Entre los elementos claves que ésta contempla destacan la ampliación del ecosistema promotor de las inversiones de impacto en el país, aportar al Estado toda la información necesaria para acceder a los beneficios de este tipo de economía y la creación de una plataforma tecnológica para acelerar el encuentro entre actores.

Diario Sostenible

Powered by Global Channel