Columna de Opinión
Autor: Diario Sostenible , 18 de febrero de 2021

El camino de lo 100% natural

Compartir

"Las personas nos han premiado con su consumo, estamos de moda, pero somos más que eso", dice la fundadora de Kombuchacha María Prieto, en esta columna para Diario Sostenible.

Cada día es más fácil encontrar alimentos certificados orgánicos. Los alimentos orgánicos han comenzado a alejarse de los nichos para ser una opción de carácter masivo. Mucho se habla de ellos, las tiendas y supermercados les dedican pasillos especiales y, aún cuando no hay cifras acabadas, distintas fuentes respaldan que su consumo va en un evidente incremento. Pero, ¿qué es realmente la agricultura orgánica y cuáles son sus implicancias?

En palabras de la FAO, es un sistema que comienza por tomar en cuenta las posibles repercusiones ambientales y sociales eliminando la utilización de insumos, como fertilizantes y plaguicidas sintéticos, medicamentos veterinarios, semillas y especies modificadas genéticamente, conservadores, aditivos e irradiación. En vez de todo esto se llevan a cabo prácticas de gestión específicas para el sitio de que se trate, que mantienen e incrementan la fertilidad del suelo a largo plazo y evitan la propagación de plagas y enfermedades.

Con esa sola definición queda en evidencia la primera conclusión que quisiera plantear: lo orgánico es mucho más que una moda o que alimentarnos saludable, es un camino que debemos tomar para hacer las cosas distintas, considerando el triple impacto de lo que producimos y que termina siendo un producto más virtuoso en la mesa de todo consumidor. Cuando preferimos una alternativa orgánica estamos premiando mejores conductas, la promoción y protección del medio ambiente, el mayor bienestar para los animales, el no exponer a nuestros agricultores a riesgos por la manipulación de plaguicidas y, muy importante, el desarrollo rural originado de la creación de más empleos agrícolas que aseguran un ingreso justo y suficiente para todos los que integran la cadena.

Teniendo claros sus impactos favorables surge la pregunta, ¿por qué entonces no hay más alimentos de este tipo? Una de las causas son sus mayores costos. En palabras de la misma entidad experta “los costos de producción de los alimentos orgánicos suelen ser más elevados porque requieren más mano de obra por unidad de producción. Asimismo, la manipulación postcosecha de cantidades relativamente reducidas de alimentos orgánicos tiene un costo más alto por la separación obligatoria de los productos orgánicos respecto de los ordinarios, especialmente durante la elaboración y el transporte”.

Aún así, la agricultura orgánica sigue avanzando. De acuerdo a fuentes oficiales, en varios países desarrollados la agricultura orgánica ha llegado a representar una parte significativa del sistema alimentario (el 10% en Austria, el 7,8% en Suiza) y en muchos otros se están registrando tasas de crecimiento anual superiores al 20% (por ejemplo, Estados Unidos, Francia, Japón, Singapur). Destacables son también las iniciativas estatales que buscan impulsarla. En países como los de la Unión Europea (UE) hay subsidios para la agricultura orgánica, a fin de que se produzcan bienes y servicios ambientales, como reducir la contaminación y crear un paisaje con mayor biodiversidad. En cada uno de estos países aumenta la oferta de productos orgánicos cuando aumenta la demanda de parte del público. Finalmente somos nosotros mismos los que decidimos como se producen nuestros alimentos.

Desde Kombuchacha llevamos años eligiendo sólo proveedores latinoamericanos certificados orgánicos y en 2020 logramos un sueño que perseguíamos hace mucho tiempo: obtener la certificación que nos distingue como la primera Kombucha Certificada Orgánica en Chile. Se trata de un proceso largo y costoso, que debe involucrar los esfuerzos de todo un equipo humano y también recursos financieros que no siempre están disponibles. Pero lo logramos, porque creemos en el esfuerzo que hacen nuestros proveedores y nos sumamos haciendo el nuestro, sin importar lo difícil que fuera, reforzar los pilares que definimos desde nuestra creación: 100% viva, 100% natural, 100% justa. 

Las personas nos han premiado con su consumo, estamos de moda, pero somos más que eso. Somos un proyecto de cambio socioambiental que se viene construyendo por años y que seguirá evolucionando. Esperamos que la adopción de buenas prácticas y el compromiso real con las personas y el planeta sea una inspiración para toda la industria, que cada vez más actores se sumen a esta forma de hacer las cosas porque construir un mundo mejor no es tarea de uno solo, los necesitamos a todos porque el reto es grande y definitivamente no puede esperar. 

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
OTRAS NOTICIAS
La sustentabilidad empresarial es hoy
En esta columna, Michelle Senerman, directora ejecutiva de Desafío 10X, nos cuenta por qué este fenómeno es el piso mínimo que todas las compañías deben tener para mantenerse competitivas.
Fundación MAPA: conciencia colectiva sostenible desde Frutillar
Esta sección es una vitrina para emprendedores, microempresas y pymes, que tienen una mirada sustentable.
Comercio Justo, sello que cambia vidas
Esta práctica en la que empresas, grupos de productores y comercios se deben certificar propone 10 principios claves, nació en Estados Unidos y en Chile surgió en la década de los 80’. Es una importante herramienta especialmente para pequeños productores.
#AcademiaClimáticas: cómo las niñas pueden combatir la crisis medioambiental
Con el objetivo de potenciar los talentos y habilidades de las participantes para generar y concretar acciones de impacto social y medioambiental, las inscripciones para ser parte de esta iniciativa gratuita se abren el jueves 25 de febrero, con 600 cupos disponibles para niñas,
Diario Sostenible

Powered by Global Channel