Entrevistas
Por Valentina Cortés Lehuei , 13 de diciembre de 2023 | 14:10

Cristian Matti: “El problema de hoy tiene que ver con qué llamamos crecimiento y cómo lo medimos”

El analista político del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, Cristian Matti. Crédito: Cristian Matti.
Compartir

El analista de políticas en la Comisión Europea que estuvo de visita en Chile, aborda en esta entrevista su visión acerca de cómo el país puede avanzar hacia la sustentabilidad.

Para el analista político del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, Cristian Matti, actualmente es imposible hablar de crecimiento en la producción sin considerar dentro de la ecuación el impacto de cada actividad en el medio ambiente. 

Un tema que junto a las políticas gubernamentales, sostenibilidad y nuevos parámetros, profundizó en su visita en Chile como uno de los exponentes en el Seminario Internacional “Transiciones económico productivas en tiempos de cambio global: Avanzando en un acuerdo compartido para el desarrollo sostenible de Chile”.

Actividad que tuvo como objetivo generar un espacio de encuentro para avanzar hacia un acuerdo compartido para el Desarrollo Sostenible a nivel local. 

Cristian Matti es experto en políticas de sostenibilidad e innovación, y cuenta con más de 20 años de experiencia profesional en más de 18 países de Europa y Sudamérica, contribuyendo en políticas de innovación sistémica, transiciones hacia la sostenibilidad y procesos de desarrollo de capacidades entre distintas culturas y sectores. 

Respecto a este tema, el analista político del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, comparte su visión acerca de cómo Chile puede crear valor sustentable abordando las transiciones económico-productivas que demandan los factores de cambio global. 

Usted habla de la necesidad de crear un nuevo contrato social. ¿Cuáles serían sus alcances y cómo debiera darse? 

-"Lo primero que hay que entender es que esto no es algo planeado, sino que surgió a partir del proceso participativo. La lógica del nuevo contrato social es cómo hacer frente a la creciente desigualdad y descontento, porque hoy la gente no está feliz con la manera en que funciona el sistema democrático y cómo opera el diálogo entre los ciudadanos y los políticos".

¿De qué manera la sociedad civil está invitada a ser parte, cuál es su rol?

-“Esto reclama que evolucionen las prácticas del sistema democrático e implica un nuevo contrato social. Este asigna valores renovados a los procesos abiertos y también más capacidades de actuar a distintos actores para avanzar en la toma de decisiones dentro de una perspectiva de futuro. También tiene que ver con cómo se brindan los servicios para la comunidad y cómo imaginamos la economía colaborativa y la prestación de servicios públicos”.

¿Podría mencionar algunos ejemplos existentes en otras partes del mundo?

-"En Europa ya lo vivimos con el cuidado de las personas de la tercera edad. Existen residencias donde conviven estudiantes con adultos mayores, donde ambas partes contribuyen entregando algo que el otro necesita, cuidados y acompañamiento al médico por un lado, comida, ropa y mantenimiento del hogar por otra parte".

¿Cómo funciona este contrato social? 

-"Son soluciones económicas, pero además de bienestar social o well being. Esta misma estructura debería estar habilitada también a nivel institucional, con servicios, impuestos y derechos a decidir cómo vivir y cómo mejorar la calidad de vida para toda la sociedad, aplicando un ejercicio de prospectiva". 

¿Cómo visualiza a las autoridades de hoy en día en este punto, están más preparadas para estos desafíos? 

-"Yo creo que las prácticas democráticas actuales están lejos de lo que la sociedad necesita. En el caso de Chile, la constitución es un instrumento político, pero el contrato social es un modelo que puede o no estar dentro de ese instrumento político". 

El proceso constitucional que se vive hoy en Chile tiene que ver con esta adaptación?

-"Para hablar de contrato social dentro de la Constitución, ésta debe ser más que un conjunto de normas y reglas,  debe replantear relaciones y nuevas capacidades de la sociedad civil para la toma de decisiones y sentar nuevas prácticas que habiliten a la sociedad a ser parte y decidir en temas que los involucran.

El modelo actual no permite tomar esas decisiones. Aunque esté evolucionando, no permite esa libertad de autogestionar soluciones sostenibles. Sólo si las constituciones de los países plantean nuevas bases sobre cómo la sociedad se involucra, significa que avanzaremos hacia un nuevo contrato social".

El camino hacia la sostenibilidad está muy relacionado con la economía. ¿Puede lograrse un futuro más sostenible sin crecimiento desmesurado?

-"El problema de hoy tiene que ver con qué llamamos crecimiento y cómo lo medimos. Si estamos midiendo el valor, en la producción, eso no es crecimiento. Hoy no basta con decir que aumentamos en toneladas la exportación de minerales, hay que considerar también el impacto de esta actividad en el medio ambiente".

 ¿Es posible crecer con frenos?

-"Es fundamental repensar a qué llamamos crecimiento o riqueza de las naciones. Las inversiones que realizamos como recuperación, reciclaje o economía circular y qué significan para la economía y la sostenibilidad en el largo plazo. Hoy es imposible medir con los mismos estándares de antes y tenemos que reflexionar dónde se ponen los esfuerzos para mejorar la calidad de vida y utilizar los recursos naturales con que cuenta cada país para potenciar la sostenibilidad de sus habitantes".

Se habla mucho del concepto de face out como parte de esta nueva realidad…

-"El face out apunta a una salida de distintas prácticas, es una fase donde cualquier tipo de actividad o proceso sale del sistema. No es algo automático, sino que empieza con distintos procesos y siempre va a ser gradual".

¿Podría dar un ejemplo? 

-"Por ejemplo, veamos la industria de los combustibles fósiles. Llevamos décadas funcionando con ellos, pero ahora que somos conscientes del daño que generan en el ambiente, primero se optimiza su uso. Así vimos cómo a nivel global se volvieron más eficientes y gradualmente se innovó con autos híbridos y otras medidas. Luego, se desestabiliza el sistema haciendo más caros los combustibles tradicionales y dando mayores incentivos a otros como los eléctricos. En esta lógica, el face out vendrá en 2035 cuando logremos la movilidad eléctrica, es decir, derrumbemos el sistema (breaking down) y esta práctica ya no exista más. Pero la cero emisión es algo gradual". 

¿Cómo ve la resolución de estos temas en el futuro?

-"Son claves los acuerdos globales que puedan lograrse, porque es necesario un consenso entre la mayor cantidad de países sobre qué es biosostenible y qué reglas deben tenerse en consideración para que hablemos el mismo idioma. Para que sirvan, las pautas de sostenibilidad deben aplicarse de manera interna y también ser compatibles con el resto de los gobiernos". 

 

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario Sostenible, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Diario Sostenible

Powered by Global Channel