Soy Sostenible
Por Valentina Cortés Lehuei , 14 de julio de 2023 | 13:30

Padre e hija impulsan a las empresas a gestionar sus residuos y reciclar desde Valdivia con Conare

Max y Daniela Rodríguez. Crédito: Cedida.
Compartir

Iniciando con un solo camión y dos trabajadores, hoy la compañía familiar cuenta con grandes clientes en la región y otros puntos del país. Conoce su historia.

Dirigido a empresas que necesiten gestionar sus residuos de manera responsable y sustentable con el medio ambiente, la Compañía Nacional del Reciclaje (Conare) en Valdivia, se ha enfocado durante años en entregar una respuesta a la disposición final de estos materiales sin importar los tipos de residuos.

Tolvas de la compañía Conare. Crédito: Conare.

Su historia comienza hace aproximadamente 20 años atrás cuando el valdiviano Max Rodríguez, tuvo que encontrar una nueva alternativa frente a una difícil situación económica.

“Yo tenía una empresa de montaje eléctrico que por diversas razones quebró y en ese momento perdí todo lo material y logré arrendar un camión recolector. En un momento el camión tuvo una “pana” y tuvimos que vaciarlo para repararlo y cuando hicimos esto, nos percatamos que en los residuos habían muchas cosas que se podrían revalorizar. Así empezamos esta idea de seleccionar y separar los materiales”, relata Max a Diario Sostenible.

Comenzando primero como una pequeña empresa de transporte de residuos, pero transitando al poco tiempo al mundo del reciclaje, con el objetivo de darle una nueva vida a materiales que normalmente terminaban en la basura, Max junto a dos trabajadores de su equipo aprendieron de forma autodidacta todo lo necesario sobre la revalorización de residuos, comenzando a trabajar con empresas constructoras.

“En nuestra primera planta comenzamos a tener una caracterización de los residuos que salían de cada cliente y cuales convenía revalorizar. Partimos con un solo camión recolector y hoy ya contamos con cinco de ellos, más 50 tolvas y clientes importantes en la región y distintos puntos del país, en un desarrollo en el que seguimos mejorando y aprendiendo”, comenta.

En este proceso se integra la hija de Max, Daniela Rodríguez, quién fue fundamental para continuar el desarrollo del enfoque sostenible y verde en la empresa familiar.

“En este proceso se integró a la empresa mi hija que estudió Ingeniería en Conservación de Recursos Naturales, lo que le dio el plus al negocio y nos adelantamos muchísimo a la Ley REP ya que tenemos las autorizaciones desde mucho antes. Hoy por hoy ella es la dueña de la empresa, yo soy quien ahora hace las operaciones y aplicó la experiencia más que nada”, destaca el impulsor de Conare.

Actualmente, la empresa cuenta con distintos servicios, los cuales tienen como objetivo facilitar el manejo, gestión y disposición final de residuos para cada tipo de cliente, sin importar el residuo que genere.

Max y Daniela Rodríguez. Crédito: Cedida.

“Lo que hacemos con la empresa es trasladar residuos que no se pueden transportar hacia los distintos puntos de disposición final, tanto de residuos domiciliarios industriales como peligrosos y los materiales que se puedan reciclar, los cuales clasificamos y los enviamos a distintos clientes que los reutilizan para darles una nueva vida”, detalla.

Falta interés en una acción fundamental

Por un periodo la empresa familiar abrió sus servicios a la comunidad para recepcionar los residuos domiciliarios con el objetivo de fomentar el reciclaje. Una iniciativa que lamentablemente tuvieron que finalizar por la falta de colaboración e interés de las personas.

“En un momento intentamos fomentar el reciclaje de las personas pero fue algo muy agotador, y es que no existe la idiosincrasia de ayudar al reciclaje. Lo planteamos como responsabilidad social empresarial en un momento, pero nos dimos cuenta que la gente no colabora en los puntos limpios”, confiesa.

Tal como se puede apreciar en distintos puntos de reciclaje activos en la ciudad, Max comenta que se encontraron en muchas ocasiones con basurales transformándose en un problema de salubridad.

“Muchas personas e instituciones hablan del reciclaje, pero finalmente las personas al reciclar de forma errónea transforman estos materiales en basura, porque no se informan debidamente de las cosas que se pueden y no pueden reciclar. Es super difícil avanzar en el reciclaje, falta una autoeducación más que nada, la comodidad a veces se traslada en el tema del reciclaje y finalmente así no genera mucha ayuda”, enfatiza.

Futuro y metas de Conare

Reutilización de materiales recuperados. Crédito: Conare.

Hoy por hoy la compañía familiar está enfocada en prestar servicios a empresas e industrias alcanzando un amplio crecimiento en estos 20 años de trayectoria, con una cobertura entre Santiago y Chiloé, junto con servicios esporádicos en zonas más lejanas.

“Lo que más nos caracteriza es nuestra seriedad en nuestro trabajo, somos muy eficientes y “trabajolicos”, eso nos ha ayudado a que seamos muy bien valorados por nuestros clientes. Hace tres años más o menos logramos ganar licitaciones con grandes empresas, eso nos ha dado mucho respaldo y también prestigio”, destaca Max.

Finalmente, el impulsor de Conare, comenta a Diario Sostenible que continuarán trabajando en sus objetivos para apoyar a empresas en su camino hacia los “cero residuos”, para ello buscan tecnologizar sus procesos para aumentar su producción y seguir tomando grandes instituciones y asociarse con más compañías.

“Nuestro objetivo siempre ha sido minimizar los residuos que llegan a disposición final, siempre intentamos reutilizar, con eso hemos hecho muchas cosas con los elementos que llegan. Esperamos seguir trabajando en post de ser un apoyo a las industrias para que se acerquen a la meta de "cero basura", finaliza.

Conoce más sobre la Compañía Nacional del Reciclaje, sus servicios, o contáctate en este enlace 

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario Sostenible, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Diario Sostenible

Powered by Global Channel